San Juan - la tierra cooperativa está unos 30 minutos a pie detrás del pueblo

San Juan - la tierra cooperativa está unos 30 minutos a pie detrás del pueblo

Viernes 3 julio 2015

San Juan es una aldea en las colinas alrededor de 3 horas en bus desde La Esperanza. No es tan remota como San Marco - la comunidad de mi último articulo - pero está en un entorno muy natural. En las tierras de cultivo detrás del pueblo, COPINH está apoyando una cooperativa agrícola indígena que se encuentran en un enfrenimiento mortal con un grupo bien armado y bien comunicado, que trata de privatizar y vender sus tierras. El martes 30ª me invitaron a San Juan con el COPINH y vi una parte de su lucha.

Las colinas en las que San Juan está ubicado

Las colinas en las que San Juan está ubicado

El colectivo agriculturo consiste en 27 familias, y se creó en los años 70 cuando la generación anterior aplicado con éxito por el título de las tierras comunales a un área de aproximadamente 60 hectáreas. Títulos comunales significan que un grupo es dueño de la tierra, en lugar de las explotaciones privadas individuales. Normalmente, una parte del título sea despues cultivada comunalmente, y el resto se divida entre las familias individuales para producir sus propios cultivos, pero estas secciones no puede ser vendida sin el acuerdo del grupo. Esto representa una forma tradicional de propiedad de la tierra que une a la comunidad, facilita el intercambio de recursos y hace una comunidad más resistente. En contraste, los títulos de tierras privadas tienden a mercantilizar la tierra, y pusieron las familias en competencia unos con otros. Tierras comunales también son una parte importante de la economía y la identidad indígena, y está protegido por tratados internacionales como el "Convenio 169 sobre Derechos Indígenas" de la Organización Internacional del Trabajo. Representa una forma de empoderamiento para los sectores más pobres de la sociedad, dándoles una base sólida para sus medios de vida y la prevención de su explotación por los terratenientes.

Tierras comunales también son una anatema para la oligarquía de Honduras de ricos propietarios de tierras privadas y las grandes empresas con que están involucrados, que tratan de beneficiarse del control y la venta de tierras. Los 60 hectáreas de la cooperativa San Juan cae en medio de cientos más hectáreas de tierra ahora propiedad de Mario Pérez. Pérez es un político muy poderoso, Secretario del Congreso de Honduras, y muy cerca del corrupto presidente Juan Orlando Hernández. Su tierra se deja en gran parte sin cultivar - a pesar de la necesidad aplastante de los campesinos hondureños - para la cría de su colección de caballos de pura sangre. Al parecer, la cooperativa se está en el pasado de espacio retozando de los caballos, por Pérez está determinada a destruirla.

Vista de una parte de la tierra cooperativa desde arriba, incluyendo el campo de maíz que empieza a crecerse y la cabina donde dormimos

Vista de una parte de la tierra cooperativa desde arriba, incluyendo el campo de maíz que empieza a crecerse y la cabina donde dormimos

La familia los Ríos también son campesinos pobres de San Juan, y se incluyen en el título original de la tierra de la cooperativa. Sin embargo, se han separado violentamente de lo demas de la comunidad, y desde hace años han estado explotando el nombre de la cooperativa por sí mismos y tratando de usurpar las otras familias. Se han convertido en intermediarios de Mario Pérez, que viven en una comunidad ahora dividida mortalmente, haciendo el trabajo sucio y recibiendo sobornos sustanciales de Pérez para el avance de la privatización de la tierra. Durante muchos años la tierra no ha crecido cultivos, y los Ríos han utilizado para el ganado, mientras que los demás miembros de la cooperativa alquilaban tierra para trabajar. Sin embargo, cuando se hizo evidente que los ríos estaban usando su reclamación fraudulenta para tratar de vender la tierra, las otras familias quedaron galvanizado para tomar la tierra de nuevo y reclamar sus derechos.

Hace dos meses, y con el apoyo de COPINH, los hombres de las familias fueron en masa nuevamente a la tierra descuidada, pero esto no fue una tarea fácil. El primero que yo escuché de la lucha estaba viendo un video grabado ese día por el COPINH. Los miembros de la cooperativa están subiendo una colina en la tierra hacia un granero, cuando se escuchan tiros. El granero está siendo vigilada por la familia los Ríos, y tienen escopetas y pistolas dirigidas al grupo - balas pueden ser escuchados golpeando el suelo cerca de la cámara. COPINH cree que Mario Pérez está involucrado en el narcotrafico - la misma cosa que el gobierno de Orlando recibe tanta ayuda militar de los Estados Unidos para tratar de erradicar. Cree que la armería de los Ríos - que incluye una ametralladora Uzi - proviene de estas conexiones. La cooperativa San Juan no tienen nada pero machetes, y desde que su toma de la tierra en esta demostración de fuerza del grupo, han tenido miedo constantemente por sus vidas.

La cruz marca el lugar de la muerte de Moisés Sánchez en la tierra cooperativa

La cruz marca el lugar de la muerte de Moisés Sánchez en la tierra cooperativa

Este miedo fue probado justificada en el 20º de mayo de este año. A las 2 de la tarde, dos grupos de hombres atacaron a la cooperativa, disparando sobre ellos y obligarlos a correr. Detrás de una colina había un tercer grupo, en espera de ellos. Mientras que un miembro de la cooperativa, Moisés Durón Sánchez, refugió de sus disparos detrás de una roca, Saúl Ríos - de acuerdo con al menos 4 testigos de la cooperativa - se adelantó bajo la cubierta de hierbas altas y lo mató a tiros. Durante el tiroteo, la policía dijo que estaban demasiado lejos para enviar ayuda, sólo llegaron después de la muerte de Moisés.

A pesar de las amenazas y la violencia contra ellos, los miembros de la cooperativa se ha quedado en el sitio. Sus familias se quedan en el pueblo por el peligro, pero todos los hombres mayores de las familias pasan el tiempo en la tierra - el mantenimiento de una presencia grande es su única forma de defensa contra nuevos ataques. En sólo dos meses se han limpiado las 60 hectáreas de monte, y cuando visité el martes la cosecha de maíz que se han plantado estaba empezando a crecer. También tienen plantaciones de yuca, y arboles de mango y papaya, y están a la espera de la temporada de cosecha. El compromiso es serio – por permanecer en la tierra para mantenerla seguro, están perdiendo el trabajo remunerado. Si los Ríos y Mario Pérez logran tomar la tierra, podrian perder todo.

La cooperativa tiene sus papeles originales de los años 70 que demuestren su derecho a la tierra. Sin embargo, el Ríos han reclamado la tierra por sí mismos, y con el poder detrás de ellos el INA, – el Instituto Nacional Agrario – se ha puesto del lado de los Ríos. Ha sugerido que la disputa se resolverá mediante la concesión de la mitad de la tierra a la familia de los Ríos, y la otra mitad a los restantes 26 familias. La cooperativa se ha negado a aceptar esta injusticia flagrante, pero INA está motivado para actuar.

Miembros de la cooperativa me muestran partes del suministro de agua saboteado - ahora secos después de válvulas se han robado y tubos cortado

Miembros de la cooperativa me muestran partes del suministro de agua saboteado - ahora secos después de válvulas se han robado y tubos cortado

Visité el sitio con el voluntario de COPINH Luis, de España. La cooperativa me mostró el trabajo que ha realizado como la limpieza y siembra, y el hecho de alojamientos con techos de palma para su mismos. Me mostraron en detalle el sitio del asesinato de Moisés, y cómo fueron emboscados. También me mostraron el sistema de agua de la cooperativa, instalado en 2008, que trae agua potable desde varios kilómetros de distancia para regar el sitio. Desde la muerte de Moisés los Ríos, a plena luz del día, han robado las válvulas que operan el sistema, y más recientemente comenzaron cortar y abrir las tuberías que lo suministran. El sistema ahora está seca, y la cooperativa tiene que portar la mayor parte de su agua desde el pueblo.

Nos alojamos la noche en las tierras de la cooperativa, y luego el miércoles fuimos con dos de los miembros de la cooperativa - Abener Jiménez y William Pinera, a la capital de la región de Santa Bárbara. Estaban allí para registrar una carga oficial contra los Ríos para la destrucción del suministro de agua - un recurso comunitario de vital importancia - y para seguir a las cargas anteriores como el del asesinato de Moisés. Luis y yo estabamos allí para hacer frente a la falta de interés y la negación que es endémica en el sistema de justicia ineficaz en Honduras - especialmente cuando las personas que brindan las cargas son indígenas, y sobre todo cuando los acusados son apoyados por gente como Mario Pérez. Es vergonzoso que tener observadores europeos o de los Estados Unidos a su lado les da peso a las demandas de justicia - motiva a las autoridades con el temor de que el mundo desarrollado está mirando.

Moisés Durón Sánchez, fotografiado menos de dos semanas antes de ser asesinado en la cooperativa

Moisés Durón Sánchez, fotografiado menos de dos semanas antes de ser asesinado en la cooperativa

Queda por ver el resultado de la visita. Los miembros de la cooperativa hablaron con la policía, cuya primera respuesta fue un desdeñoso "oh, otra carga?"- como si la amenazas, sabotaje y asesinato que se enfrentan a la cooperativa fueran una mera molestia. Pero la policía acordaron enviar hombres al día siguiente para tomar fotos y abrir un caso. Luego visitamos el fiscal, para mantener la presión en el caso de asesinato que aún se está procesando, y Abener y William organizaron una nueva reunión con él para el próximo lunes. La batalla está en curso, pero con la atención continuada, esperamos que los canales que se han abierto por fin causen suficiente problemas para los Ríos, para que detengan su intimidación. Informaré más en esto cuando mas noticias llegen.

 

Los miembros de la Cooperativa y COPINH que me mostraron los entornos alla. De izquierda a derecha: Ramón Pineda, Abener Jiménez, Alexis Castellano, Luis Díaz Terán (voluntario español con COPINH), Melvin Jiménez, Elman Ruiz, Erli Castellano y Manuel Jiménez

Los miembros de la Cooperativa y COPINH que me mostraron los entornos alla. De izquierda a derecha: Ramón Pineda, Abener Jiménez, Alexis Castellano, Luis Díaz Terán (voluntario español con COPINH), Melvin Jiménez, Elman Ruiz, Erli Castellano y Manuel Jiménez